Intensidad

Amar es intensidad

es vida que anhela

ser soñada.

No cualquier soñar,

sino un soñar para dos.

Es compartir el pan, el vino.

Es beber del néctar que mana de ti,

Ya tus besos,

ya tus femeninos efluvios

manando de tu sexo.

Es cesar de dormir

con tal de contemplar

a la femenina deidad

que comparte mi lecho.

Su piel desnuda,

mis manos surcando / pintando

de lujuria su lienzo.

Contemplar el amanecer,

navegando por sobre su ser.

Amar es eso y más,

son dos que a pesar

del destino lograron

hallarse en el inmenso

mar de la soledad.

Desamor en seis actos

No tengo por quien suspirar…

Dijo ella mirando el cielo…

¿reclamo?

¿aseveración?

¿plegaria?

Hastío suicida

que nos hace inmunes

al deseo.

Vivir una muerte sin sentido…

Hay amores que son

un desgarramiento constante,

un agradable dolor

que nos sublima.

Masoquistas amantes

que no sabemos como

vivir juntos y separados.

¿Qué es lo que da sentido a las palabras?

¿los actos?

¿la coherencia?

¿ el que ama y todo lo da?

¿ el que es amado y todo lo recibe?

¿la intimidad del sexo bajo

el cobijo de la Luna llena?

¿ el morir de amor?

¿ las promesas escritas con sangre enamorada?

Amanecer con sabor a alcohol en los labios, con el amargo sabor a sueños rotos.

Despertar y comprender

que nada de lo soñado fue real,

mentiras,

engaños y traiciones,

fueron el pan nuestro de cada día.

Testigos mudos de nuestro naufragio

nos hundimos en la desesperación

Morir con la tristeza de haber vivido…

Tanto amor,

tanta pasión,

tanto corazón,

al final solo….

cenizas….

ascuas que el viento se lleva.

Soledad que nos seduce,

que nos devuelve

al vacío del cual

partimos

El Dios al cual usted ha rezado, no se encuentra, favor de orar más tarde. Gracias

Buscar,

sentir,

y no hallar.

Veladoras,

epitafios,

solitaria masturbación

que no logra compensar

este malsano deseo

por abandonarnos

al abismo.

Anegado de lujuria

Vienes en sueños…

Me seduces sin palabras

te apoderas de mi cuerpo,

mi voluntad se rinde

a tus caricias,

susurros,

gemidos.

No soy mío…

En esos instantes

me transformo

en un títere

sin voluntad.

Violas mi voluntad…

Masturbas no solo

mi epidermis

sino mi mente

Me inundas de lujuria…

Anegado de esas memorias

sensoriales….

El sabor de tus pezones,

el olor de sexo,

la humedad que mana de ti.

Sin poderlo evitar

nuestro orgasmo

ilumina la madrugada.

Una vez satisfecha

abandonas mis despojos

al viento,

dejándome con la

oscura esperanza

de que vuelvas

otra madrugada

a bendecirme

con volverte a saciarte de mi…

A últimas fechas

Estos versos que han leído tienen 20 años de edad… El problema radica en que nada ha cambiado…amar es sufrimiento….la musa en otros brazos duerme…y la soledad sigue susurrando versos al tiempo que el licor de olvido me hace soñarle…tantos besos al vacío…tanta vida pérdida…

Amor sin razón

Amor inclemente

que me haces arrastrarme

a tus pies…

hechizas mis sentidos,

humillas mis anhelos,

martirizas mi piel

con tu apatía…

Amor tempestuoso…

¿Puedo acaso

resistirme a tus desenfrenos?

A los besos,

a tus dientes en mi piel,

a tu mano en mi sexo

erecto…

Amor sin razón,

ten piedad de mi

y de la locura

que me arrastra

a morir / vivir

sin remedio

en ti…

Ella mi veneno

Escribo para restarle

peso al vacío.

Anegado de recuerdos,

asfixia mis noches

al recordarla mía.

La sufro…

La vivo…

La amo…

Sé que amarla es mi castigo…

Besarla mi martirio,

poseerla es el éxtasis

malsano de mi amor.

Ella mi veneno…

Mi cáliz.

mi diosa,

mi ángel,

mi demonio.

Mis letras,

mis palabras.

Esos versos con sabor a Ella

son mi legado

Que sepa que siempre la he amado,

que aunque lejos sigo siendo

y seré por siempre suyo.

Mis cicatrices conforman su nombre

estos trazos en mi piel.

Son el recuerdo de esos días

de malsana soledad

de locura sin igual

La recuerdo mía y duele

La recuerdo lejos y desgarra

La recuerdo rompiendo mi ser y me desvanezco

Ya no sé

¿ Si soy?

¿si tú eres?

Ya no sé distinguir

lo imaginado de lo real…

Saberme amado por quien

asesina mi corazón enamorado

Saberme querido

por quien me dice

que en otros labios duerme ya…

Para la musa, la única, la definitiva, la última…

Inmaculada

Inmaculada…

Tu belleza es su perdición,

despiertas lujuria

sin saberlo,

sin proponértelo,

es tu virginal figura…

La inocencia que irradia tu sonrisa.

 

Inmaculada…

Mojas tus labios,

coqueteas con ellos,

mientras sueñan

con mancillar tu piel,

te imaginan sometida

a su patético poder,

sodomizada,

mancillada,

violada…

Creen poder  despojarte

de tu dote de princesa.

 

 

Inmaculada…

Niña- mujer,

titiritera consumada,

pues a pesar de tu corta edad,

sabes manipularlos,

usarlos,

desecharlos…

Sabes como venderte,

ellos creen saber

como comprarte.

 

Inmaculada…

Experta en someter

la más férrea de las

voluntades.

Todos caen…

Casados,

solteros,

jóvenes,

viejos,

santos

y pecadores…

Todos deseando poseerte,

todos ellos tus vasallos.

 

Inmaculada…

Es por ello que gustosos

se dejan atar a los

barrotes de tu cama – altar,

jadeantes te bendicen

cuando te posas

sobre su miembro erecto…

No notan tus uñas

rasgando su yugular,

solo saben del placer

de la eyaculación mientras

te deleitas con su sangre…

 

Quisiera I

Quisiera ya no quererte

( olvidarte,

erradicarte,

arrancarte de mí)

Ya no añorar tus besos

( esos que despiertan deseo,

esos que me hacen suspirarte,

esos que son mi sustento)

Ya no desearte

(por tu perfecta anatomía,

por tu desnuda epidermis,

por el sabor de tu piel en mis labios)

Quisiera ya no amarte

(no tenerte tatuada en la piel,

no llevarte en mi memoria,

no verte al cerrar los ojos)

Ya no soñarte

( para no dejarme seducir por tu fantasma,

para no masturbarme al pensarte,

para no ser mi pesadilla recurrente)

Ya no ser tuyo

( resucitar sin ti,

respirar sin suspirarte,

amar sin recordarte)

La imagen…

La imagen de tu desnudez impacta/ altera mis sentidos

mi cuerpo reacciona ante la visión

de tus pechos desnudos…

 

Al ver tus rosas pezones erectos,

mi sangre hierve

la erección no se hace esperar,

te deseo….

 

Deseo succionar, morder,

hacer míos,

con labios, lengua y dientes

ambos senos….

 

Mi memoria se inunda de recuerdos,

sabores,

sensaciones….

 

el dulce sabor de tus pezones inunda mi boca,

la sensación de morder tiernamente tus labios vaginales,

mi lengua hurgando en tu vagina húmeda…

 

Es demasiado,

mi corazón se acelera,

una gota de lubricante escurre por mi pene…

 

La lujuria, esta pasión que me quema

estas ganas por hacerte mía,

poseerte,

penetrarte,

hacerte el amor….

 

Heme aquí viendo tu fotografía,

enfebrecido de placer,

a punto de masturbarme ante la imagen

de tus senos desnudos….

 

 

 

 

Una gota…

Una gota de semen escurre

lentamente de la punta de mi pene.

En mi lengua se quedo impregnado

el sabor de tu pezón.

En mi sangre la lujuria se despierta…

En mi mente las imágenes se suceden…

Mis dientes mordiendo tiernamente tu cuello,

tus hombros desnudos…

Mis manos acariciando tu cintura, rodeando

la curvatura de tus nalgas…

Mis manos apartando todo del escritorio…

Te levanto al tiempo que abro tu blusa

para dejar al descubierto tus hermosos senos…

Abres las piernas para recostarte sobre la madera,

bajo las pantaletas de encaje

dejando al descubierto tu sexo húmedo y ansioso…

Te acerco a mí para penetrarte

una y otra y otra vez

hasta el orgasmo…

Otra gota de semen escurre…

Mi imaginación vuela envuelta

en tu desnuda figura…

erotismo masculino