Caos primigenio

Mis más oscuras perversiones

mis más oscuros pecados

ambos se complementan

para producir esta luz cegadora

que emana de mi ser marchito,

a través de la cual he podido atisbar

la monstruosa verdad del origen.

Antes del tiempo fue el caos

el cual tratamos inútilmente de negar

a través de falsas ilusiones de orden y armonía.

¿Armonía?

El ser humano no puede guardar ninguna armonía

para con él ni para con sus semejantes.

Siempre está en esa vorágine de contradicciones

que lo hacen girar sin control,

estrellando su débil conciencia

en los rugoso bordes de la locura, la sinrazón.

Por ello el desorden es inherente al humano,

baste asomarse a la ventana del mundo

observar la desintegración de la realidad

que debido a su propia hipocresía

se precipita al vacío.

de regreso a los oscuros brazos

de la nada primigenia.

No hay mayor luz que la oscuridad…

El abismo que devora la luz

Soy el camino sin redención…

Oscuridad infinita,

la putrefacción del alma humana.

 

El corruptor…

Perversa lujuria extasiada en sangre.

 

Necrófilo amante

de fríos cuerpos,

caníbal que se alimenta

del frío sexo de sus víctimas.

 

Soy la locura homicida…

La sinrazón vuelta religión.

 

El caos reptante.

El abismo que devora la luz….

shadesofgray

La navaja susurrando

El licor anestesia…

 

Aligera el peso,

de los recuerdos,

lo vivido / lo perdido.

 

Mira mi vacío…

Saberme incompleto sin ella.

 

Mira mis ansias suicidas…

 

La navaja susurrando,

dulces melodías,

besando mi piel.

 

Mira estos versos

con sabor a su piel arder…

 

Mira el crepitar de las llamas,

observa como los versos

se transmutan en humo.

 

Mira como mis palabras enamoradas

buscan cómo llegar a sus sueños…

Vampiro…

Deslizo mis dedos por su piel,

tan blanca

tan perfecta.

 

Aún recuerdo

el éxtasis,

ese orgasmo liberador,

la bendita explosión sensorial.

 

Contemplarla…

Tan bella,

tan excelsa,

tan exquisita.

 

La sabana salpicada en carmesí

no logra alterar su belleza.

 

Su sangre,

divino mana,

el ingrediente de mi inmortal vida,

que habita en tan frágil envase.

 

Delicioso manjar,

cáliz humano,

que alimenta y reconforta…

Flotando en el Abismo

Escribir con sangre

las mismas líneas.

Esas añejas pesadillas…

Lejos de Dios,

Lucifer y sus tentaciones.

Flotando en el abismo,

abandonado a la sensación de vacío,

sin esperanza,

sin sentido.

Demasiadas  cicatrices…

Dispersos fragmentos

del alma mía se pierden en la oscuridad.

Los recuerdos…

Lágrimas de sangre formando su nombre…

Desgarrando la piel

para poder pintar con mi sangre enamorada

las paredes de la habitación

en pos de la ansiada absolución.

Yuehui_Tang_-_Dark_Angel_1210019483

La paz del Abismo

A Dios no le pido nada…

Con él hay pacto de no agresión,

Yo no hago caer en dudas o contradicción

a sus pastores,

a sus amadas ovejas,

mientras que él busca

a otros a quien convertir.

A los muertos les pides por los vivos…

A los vivos los cuidas del Caído…

Guardas la memoria de los días,

Cruzas La Noche para comulgar con las sombras.

No habrá un cielo para mi,

el infierno lo llevo adherido a la piel.

Le rezo a la Luna para expiar los sueños,

las culpas,

los anhelos.

Me sé roto…

Maldecido por Ella…

Hubo noches /días

de un amé,

de una vida que se desintegro

al son de su voz.

Ven…

Me dice el Suicida.

Leamos el evangelio del Señor Oscuro

aquel que otorga la paz del abismo…

Días de sangre

Extraño los días de sangre…

Bebiendo aguardiente con la muerte…

Desgarrando la noche,

aullándole a la luna llena…

Encendiendo veladoras a muertos

y a vivos por igual.

Extraño la oscuridad

su misterio…

seductora incógnita que tienta al Extraño

a perderse en su inmensidad…

Escribiendo con tinta carmesí

bajo el haz de neón del bar…

Noches de sangre…

Del delirio del suicida…

Del abismo y su promesa redentora…

Cruzar La Noche…

Para no retornar jamás…

La oscuridad que mora en ti

Luz…

¿Por qué soy oscuridad?

¿Por qué temes al caos?

¿Por qué te aterra contemplarte en mi abismo?

Luz…

¿Sabes que sin ti aún hay redención?

¿Sabes que derramar sangre enamorada cura la soledad?

¿Sabes que soy la negación, el anti Dios?

Luz…

Nunca lograste erradicar las tinieblas primigenias…

Nunca ahuyentaste del todo al señor oscuro…

Nunca sabrás de la oscuridad que mora en ti…

Yo…

Yo…

Lujuria y tentación,

fría llamarada

que arde en noches

de luna llena.

Yo…

Paria por

decisión propia,

ángel caído

que reniega

y abjura de lo divino.

Yo…

Efímero,

contradictorio,

amante y amado,

traidor y traicionado.

Inmoral poeta,

que dedica sus versos

al vacío

Yo…

El suicida,

la negación,

el caído,

el de los versos a Ella escritos…

Inmaculada

Inmaculada…

Tu belleza es su perdición,

despiertas lujuria

sin saberlo,

sin proponértelo,

es tu virginal figura…

La inocencia que irradia tu sonrisa.

 

Inmaculada…

Mojas tus labios,

coqueteas con ellos,

mientras sueñan

con mancillar tu piel,

te imaginan sometida

a su patético poder,

sodomizada,

mancillada,

violada…

Creen poder  despojarte

de tu dote de princesa.

 

 

Inmaculada…

Niña- mujer,

titiritera consumada,

pues a pesar de tu corta edad,

sabes manipularlos,

usarlos,

desecharlos…

Sabes como venderte,

ellos creen saber

como comprarte.

 

Inmaculada…

Experta en someter

la más férrea de las

voluntades.

Todos caen…

Casados,

solteros,

jóvenes,

viejos,

santos

y pecadores…

Todos deseando poseerte,

todos ellos tus vasallos.

 

Inmaculada…

Es por ello que gustosos

se dejan atar a los

barrotes de tu cama – altar,

jadeantes te bendicen

cuando te posas

sobre su miembro erecto…

No notan tus uñas

rasgando su yugular,

solo saben del placer

de la eyaculación mientras

te deleitas con su sangre…