La muerte es un camino

Dicen los que saben….

“Que la muerte no lastima,

la vida es la que duele”*…

Que al final solo somos

“polvo enamorado”*.

 

Imperfectos mortales,

enfrascados en la antinatural

huida del destino marcado

desde que nacimos…

 

La muerte es un camino,

uno nuevo,

distinto,

esperanzador/ sombrío,

premio o castigo.

Todo depende si supimos

Vivir sin arrepentirnos

De lo hecho o de aquello que perdimos….

 

¡Ven muerte, ven…!

¡Arrópame en tus brazos!

¡Acompáñame a la gloria o al infierno!

¡Libérame de este cuerpo

de sangre y deseo!

Enséñame

“a volar,

sin alas,

sin ojos

sin cuerpo” *…

Sin Ella…

 

Elías Nandino

Anuncios

La epidermis que habitamos

Amarnos

sin importar la fecha,

el día,

el lugar…

 

Amarnos

sin pretexto alguno,

amarnos por el deseo

que vive en nuestros corazones,

por la pasión que anida en nosotros,

por esas ganas de sentirnos uno,

fundidos en un beso,

un abrazo,

dos cuerpos que se buscan,

dos almas que se necesitan,

dos corazones latiendo al unísono…

 

Amarnos mi vida

es llevar siempre

la llama de la pasión

encendida en nuestros corazones,

siempre hambrienta,

siempre ansiosa,

por incendiar la epidermis que habitamos….

 

Amar

Más allá de las letras,

más allá de los versos a ti escritos,

más allá de la semántica y la dialéctica

del amante y del amado.

 

Eres la fuerza que mueve mi mundo,

luz que alumbra mi destino,

motor que me impulsa a recorrer

los más oscuros y sinuosos trechos del camino.

 

Eres tú la encarnación de ese amar,

de este loco palpitar de mi corazón

al escuchar tu voz,

al ver tu sonrisa dibujarse,

al estrecharte entre mis brazos,

al soñarte despierto / dormido,

excitado / enamorado…

 

Eres la estrella que me guía,

la fragilidad que me dota

de fuerza en mis flaquezas,

eres mi hambre,

mi sed,

el deseo,

lujuria y pasión que enciende mis madrugadas….

 

Amarte R… es divina bendición,

un atisbo del cielo cada vez que envuelto

en tu cuerpo recibo un nuevo día…

 

 

 

Sin ti…

Amanecer incompleto…

 

Sin ti…

Sin la calidez que tu amor,

tu cuerpo,

tu esencia,

me otorga…

 

Hambriento de ti…

Tu ausencia marchita mi piel,

eróticos sueños evocan

los mutuos orgasmos…

 

La memoria sensorial

bombardea mi conciencia

con los olores y sabores

de tu sexo…

 

Eres la etérea ausencia

que logra seducirme

a pesar de su intangibilidad…

 

¿Sabes..?

Sabes..?

El sol no brilla igual,

el atardecer carece de color,

lienzo sin vida que nada transmite…

 

Sabes..?

El amanecer no trae esperanza alguna,

solo hastío,

solo este vacío…

 

Sabes…?

La cama ya no es para descansar

sino terreno fértil de pesadilla e insomnio…

 

Sabes…?

Mi piel se marchita,

mis labios secos se resquebrajan,

la melancolía invade mi ser…

 

Sabes por qué vivo sin luz, sin sueños…?

Por que no estás tú….

Amanece

Amanece…un día más, al tomar conciencia y despojarse del manto mullido del sueño y la inconsciencia se va asentando la conciencia de la carencia…. el vacío fluye por la sangre.

El rostro del espejo nos devuelve la mirada ausente, sin esperanza, si sueño tangible, es la inercia de un mecánico respirar el que anima mis pasos, mis pensamientos nublados, envueltos en negros hábitos, no hay sentido, no hay razones.

Mis manos vacías dejan ver las cicatrices del ayer, absurdo intento por exorcizar el dolor y la tristeza que atenaza al corazón.

¿Puede mi sangre aliviar este malestar? ¿Puede este sacrificio banal aplacar al destino? Permitirme recuperar la paz, recuperar la sonrisa, la serenidad, las ganas de vivir….

Oscuros ropajes, oscuros sentimientos…

Este cansancio existencial, este saberme derrotado, este fútil intento por ir contra la corriente por buscar una felicidad a pesar de los pesares, de las múltiples pruebas de que el destino, los dioses o alguna otra deidad desconocida susurran en mis oído que este amor, por el hecho de ser tan grande, tan intenso, tan apasionado, simplemente no puede ser, a causa de su magnificencia, a causa de la pasión que surge cada vez que nuestros ojos se buscan, que nuestros labio se hallan en un beso.

Por eso este amor no puede ser…

Solo quiero lo que todos quieren;  amar y ser amado, la felicidad entre los brazos de mi nada, despertar a su lado lleno de la esperanza de un nuevo día. ¿Es mucho pedir? ¿Es mucho desear? ¿ Acaso no lo merecemos Ella y yo? ¿Es que necesita ser este amor nuestro mediocre como el amor que la mayoría de los hombres y mujeres tiene?

Desgarrado, caminando por viejas calles sin nombre, sin luz, a la espera de la muerte, con el oscuro deseo de caer y no levantarme nunca más, para soñarte, para perderme en ese mundo donde ella y yo somos, donde ninguna sombra nos acecha, donde nadie busca lastimarnos, separarnos, allí donde al fin podremos ser felices…

¿Debo acaso sumergirme en el suicidio para ser por fin feliz  con ella, aunque pierda mi vida, aunque pierda su cuerpo?

Las lágrimas no consuelan, este amor tampoco, solo duele, solo me mata cada segundo, cada instante que estoy lejos de ella,   sin su voz, sin su presencia…

Añorarte

Mi cuerpo añora tus caricias pues hoy solo la navaja recorre mi piel

Mi corazón extraña tu presencia pues hoy solo abraza tu ausencia y no encuentra calor en ella.

Mi alma clama por tu voz, tu risa, pues en este vacío no hay sonido alguno.

Mis labios necesita de tus besos, pues hoy solo el licor intenta, vanamente consolarlos.

Mi mente clama por volverte a ver, pues hoy solo la paranoia emocional anega mi cordura