Palabras marchitas

Yo siempre pensaré en ti, aunque llegues a olvidarme, sí bien la vida es voluble no dejes de recordarme.

Palabras marchitas que incitan a la inmovilidad,

a la pasividad malsana;

      A una muerte prematura.

Palabras sin raíz alguna en la realidad.

Palabras marchitas.

Actos sombríos donde dolor y vacío se conjugan para dar paso al hastío.

Un vaso frío de cerveza,

un instante infinito de soledad.

Busco actos,

busco un sentimiento real:

Un beso,

una caricia,

un poco de ternura.

Para así tirar esas palabras marchitas

y ya sin ellas revivir lo vivido

encontrándole así un nuevo significado a lo vivido.

Nostalgia / Melancolía

Nostalgia: velo que guarda y aparta

Melancolía: cadena interminable de suspiros.

Nostalgia: saber que el ayer fue…

Melancolía: saber que el ayer es…

Nostalgia: lágrimas que saben a pasado

Melancolía: lágrimas que desde el pasado envenenan el presente

Nostalgia: recuerdos que aderezan la soledad

Melancolía: recuerdos que vuelven insoportable la soledad

Nostalgia: presente que se sabe pleno

Melancolía: presente que se sabe incompleto

Nostalgia: nombre y apellido de mi ayer

Melancolía: vacío que se ensancha con el paso de mis días

Nostalgia: fotos en la pared

Melancolía: rosas en su umbral

Nostalgia: cenizas en una urna gris

Melancolía: muertos que no saben morir

Nostalgia: redención y pasión

Melancolía: inmisericorde sensación de desgarramiento

Nostalgia y Melancolía: saberse contradictorio

                                        saberse cadáver que goza de buena salud

                                        saberse vivo a pesar de sí.

Luna llena

No hay manto como el tuyo

Orilla eres del inmenso mar del silencio

Cruzar tus oscuras aguas es adentrarse en tu misterio

Hijo bastardo soy del sol oscuro

Exijo poco en realidad, pues tan sólo deseo guíes mis pasos.

Dependo de ti para caminar por tu sendero

Espero que al irme adentrando en ti liberes

La melancolía que vive en mí;

Universo soy de contradicción constante

No hay forma alguna de escapar

Absurda la vida, absurda la muerte

Lentamente me integro a ti

Las horas, los días, las semanas

Espero ansioso el instante de volverme uno contigo

Nada puede detenerme ahora

Aviva mi locura, alivia mi muerte, pero nunca me olvides.

Morir despacio

Morir despacio

de insuficiencia existencial.

Morir de soledad:

por la ausencia

por el recuerdo.

Porque la muerte no lastima, la vida es la que duele…(Elías Nandino)

Nos duele al amar,

nos duele el saber

que se puede vivir sin amar.

Vivir sin amar

es vivir en vano,

desgarrado

consciente de la carencia

del sinsentido de la existencia.

el estar viviendo mi muerte

mi sola muerte presente

mi muerte que no puedo compartir ni llorar

mi muerte de que no me consolare jamás. (Xavier Villaurrutia)

Vivir es en el fondo morir,

es perder lentamente razones, motivos, pasiones,

es morir de tristeza y soledad.

Érase una vez…

Érase una vez …

…un muerto que no moría…

…una navaja que escribía con tinta carmesí.

…una sombra atrapada en una canción de Caifanes.

…la noche, un racimo de rosas, un suspiro.

…una infinita ternura.

…unas fotos, una botella de vodka, la luna llena.

…la veladora encendida por un muerto para un vivo.

…la soledad del bar, las copas, un soñé.

…una llovizna fina, como tenue brisa, cargada de recuerdos.

…versos invocados para aliviar pesares.

…este continuo caminar sin llegar.

Érase una vez otra vida…

Misterio

Fugitivo de su propia vida,

es aquel que guarda los recuerdos,

que conserva las palabras escritas

en el aire de madrugada.

Aquél que se hace acompañar

por los fantasmas de vivos

aún no muertos.

Comparte sus tardes con recuerdos nebulosos,

con los fragmentos de palabras

y acciones desvirtuadas por el tiempo.

Guardián del silencio,

sepulturero del ayer:

Maldita su vida,

maldito su pasado,

maldito él y su andar incierto.

Visita las tumbas

de sueños insepultos

que lo atormentan con promesas

de amor y deseo.

Se alimenta de flores marchitas y poemas

que hablan de un soñé,

vive bajo el amparo

del gran misterio aún no develado:

muerto o vivo seguirá añorando su pasado.